Noticias

 NUEVO PBX (593 2) 323 8008

APODERADO INSCRITO

Published in News
Dic 15, 2017

Como es usual a nivel global, para todo trámite relacionado con Propiedad Intelectual es necesario que la persona o compañía solicitante del registro (o renovación o modificación, según el caso) otorgue un poder al Abogado u oficina que actúa como agente de propiedad intelectual.

Dependiendo del país, en algunos casos no se exige una formalidad especial del poder o legalización cuando proviene del extranjero. En el caso ecuatoriano pedimos que se otorgue el poder ante Notario Público, funcionario que tiene la atribución de dar fe pública, para este caso respecto de la identidad de la persona, la autenticidad de su firma y la calidad en la que comparece, es decir, cuando es representante legal de una compañía o se encuentra autorizado para otorgar poderes a nombre de la misma. Luego, es necesaria la legalización que se exige para documentos provenientes de otro país, que se hace por vía diplomática (Cónsul ecuatoriano) o, gracias al Convenio de la Haya, mediante Apostilla, que es autenticar que el Notario que intervino efectivamente lo es y ha procedido legalmente.

Ahora bien, las normas del Derecho Administrativo eximen al usuario de demostrar más de una vez un mismo hecho o aportar documentos que ya reposan en la Institución Pública, por lo que hace muchos años en Ecuador era suficiente referirse al poder que ya se ha presentado. Más adelante en el tiempo, se creó un proceso de inscripción de poderes que incluso ha operado digitalmente gracias a la plataforma de Internet del Instituto Ecuatoriano de la Propiedad Intelectual.

Las nuevas normas del Código Orgánico de la Economía Social de los Conocimientos, Creatividad e Innovación, introducen una modificación importante, en el sentido de que su Art. 98 obliga al solicitante o titular de derechos, no domiciliado en Ecuador, a tener un apoderado inscrito. El cambio sustancial es que la norma se orienta a que exista certeza de quién es apoderado de una persona natural o jurídica extranjera, que tenga la facultad de comparecer en un proceso administrativo o judicial, excluyendo la posibilidad de que hoy se le autorice solamente proceder únicamente en renovaciones (por ejemplo) o en cualquier gestión pero solo respecto de determinado signo(s).

En consecuencia, si bien estamos atentos a las normas reglamentarias que regulen en detalle la obligación en referencia –que deberán emitirse próximamente–, nuestra sugerencia para nuestros clientes y asociados es evitar el otorgamiento de múltiples poderes o mantener agentes para diferentes gestiones en Ecuador; aquello provoca un efecto adicional indeseable, que es el no contar con la información actualizada del portafolio de un cliente, cuando ciertos procesos han sido manejados por otra oficina en Ecuador. Será necesario, pues, que consoliden el manejo de sus asuntos de propiedad intelectual en un solo apoderado. En caso necesario, estamos atentos a solventar las inquietudes que tengan al respeto.